entrevista trabajo
Afrontar una entrevista de trabajo
18 enero, 2019
responsabilidad

¿Qué es la responsabilidad?

La responsabilidad podemos definirla como la capacidad de asumir las consecuencias de las acciones y decisiones.

Los niños deben aprender a aceptar las consecuencias de lo que hacen, piensan o deciden. Nadie nace responsable. se va adquiriendo, por imitación del adulto y por la aprobación social, que le sirve de refuerzo.

El niño siente satisfacción cuando actúa responsablamente y recibe aprobación social, que a su vez favorece su autoestima.

Educar en la responsabilidad no es tarea fácil. Se consigue solo mediante el esfuerzo diario de padres y educadores, pero la recompensa es grande: educar adultos responsables.

¿Qué pautas les puedes dar a madres y padres?

En los primeros años de la vida del niño la responsabilidad tiene que ir asociada al juego y, paulatinamente, se irá incorporando a otras actividades menos placenteras, hasta dar paso a la obligación. Este aprendizaje se produce por imitación y requiere exigencias, expectativas claras y tiempo de dedicación.

Nunca hagas tú lo que tu hijo es capaz de hacer por sí solo. Te equivocas si piensas que le ayudas facilitándole la tarea para evitarle un mal rato. En algunas ocasiones, conviene proponer la posibilidad de elegir entre dos opciones: ropa falda o pantalón, fútbol o paseo. Cuando elegimos aprendemos a tomar decisiones. Cuando se elige, hay un compromiso y un riesgo: el compromiso de experimentar lo que elige y el riesgo de equivocarse. De este modo, el niño aprende a tolerar la frustración y a asumir las consecuencias de lo que realiza.

¿Qué hacer antes de encomendar a los hijos una tarea?

Conviene tener muy claras las responsabilidades de cada miembro de la familia e incluso escribirlas en un mural o panel de corcho. Cada uno debe saber qué tiene que hacer, cómo y cuándo debe hacerlo para que se responsabilice. Es preciso que los padres se pongan de acuerdo en qué responsabilidades se les van a exigir.  

Antes es necesario que comprobemos si cuenta con un espacio adecuado, tiempo disponible y si sabe hacerlo mínimamente. La paciencia y tolerancia son actitudes imprescindibles de los padres y madres que quieren ayudar a sus hijos a crecer responsables.

¿Qué hacer en el momento de encomendar una tarea?

Mostrarle confianza, hacerle sentirse capaz de realizarla bien y darle seguridad: “Hoy te

vas a vestir solo y sé que lo vas a hacer bien.” Explicar con claridad y con pocas palabras qué deseamos que haga y comprobar que lo ha entendido bien.

¿Qué hacer una vez empezada la tarea?

No permitas que abandone la tarea elegida porque así favoreces su inconstancia y puede adoptar conductas caprichosas e impulsivas. Refuerza las conductas que indique progresos. Es muy importante que no repitas la orden. Si siempre la repites, se acostumbra y no presta atención.

¿Qué hacer una vez acabada la tarea?

Controla en qué grado y modo ha cumplido la tarea. En caso de incumplimiento por olvido, deberá asumir las consecuencias. Valora lo que ha hecho, exprésaselo con muestras de afecto y muestra tu satisfacción. Si la tarea no se ha finalizado o no está bien hecha, valora su actitud, destaca los aspectos positivos e indícale en qué puede mejorar. Dale muestras de confianza, permítele que pueda rectificar y anímale a que lo intente de nuevo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies