conseguir objetivos
Cómo conseguir nuestros objetivos
18 enero, 2019
asertividad niños

Tenemos la idea que como vamos a decirle que no si es muy pequeño y no lo va a entender. Pues bien, a partir de los 12 meses los niños ya tienen la capacidad de entender el no. Hay que diferenciar entre un “no” claro, conciso, concreto y dirigido exclusivamente a ellos, que un “no me pongas nerviosa jugando con el mando”.

¿Que hay que hacer para que entienda nuestro no?

  • Conseguir que obedezcan al “no”, es prioritario
  • Decirselo sin alterarnos, despacio y mirándole a los ojos (incluso agacharse para ponerse a su nivel)
  • Frases sencillas y acompañadas de gestos que puedan entender
  • Repetir todas las veces que sea necesario. La constancia es fundamental
  • Poner límites y normas es muy importante los límites son imprescindibles para que el niño se sienta seguro y tranquilo. Sabrán qué pueden hacer y que no.
  • Las normas a parte de hacerle estar seguro, le hará ganar al niño autonomía poco a poco

Un truco en esos momentos que tenemos tendencia a gritar, es añadir el nombre del niño para suavizar el tono.

¿Que pasa cuando el padre, la madre, el abuelo o la tía, no dicen lo mismo?

Todos debemos tener los mismos criterios, siendo una de las tareas más difíciles: todos los que cuiden al niño tienen que decir “no” a las mismas cosas.

Es fundamental ponerse de acuerdo para que los niños puedan asimilar los límites (no coger determinadas cosas o pintar sólo en los folios, por ejemplo), de lo contrario el niño se sentirá desorientado y enfadado.

Igual de importante es no contradecirse a uno mismo (mantener las rutinas es fundamental para que empiece a asimilar las normas. Aunque al principio cueste, veremos que el trabajo ha merecido la pena.) que ser consecuente Si algo no se puede hacer, no se puede hacer

Siempre es mejor un premio o refuerzo positivo, que un castigo:

    • Hay que felicitarle cuando cumple las normas

Debemos corregir de forma calmada pero firme y sin dudar

Hay que ignorar actitudes no deseadas, como las rabietas. Si sacan un beneficio de esa actitud la estamos reforzando

También es imprescindible el diálogo, hablar con el niño enseñando a retrasar un deseo, con las responsabilidades y el esfuerzo vienen las recompensas y privilegios que ha ganado.

¿El niño se puede sentir frustrado con oír muchas veces el no?

No siempre hay que decir no, si se dice mucho la palabra acaba perdiendo su poder, hay que buscar alternativas, por ejemplo: “El cuchillo está muy afilado y te puedes cortar, coge mejor la cuchara”

Hay que intentar dar una respuesta positiva, transformar el no en algo que sea afirmativo.

Es la hora de comer y el niño pregunta si puede salir si puede salir con la bici, en lugar de decirle : “NO, no puedes, vamos a comer”, decirle: “Claro, cariño, cuando acabes de comer puedes salir con la bici”. Refuerza positivamente, si lo ves haciendo algo bueno díselo, así aumentas su autoestima

Introducir una pequeña dosis de educación y decirle que no al bebé a una edad temprana, ayudará más adelante a enseñarles:

• auto-control

• seguridad

   • lo que está bien y lo que está mal

• cuidar y respetar a los demás,

Aunque el que entienda estos conceptos llevará años, es el primer paso.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies