TRATAMIENTO PARA ADICCIÓN A INTERNET, MÓVIL O VIDEOJUEGOS EN CARTAGENA

Las personas tienden a infravalorar la obsesión por el móvil, por internet o por otras nuevas tecnologías, porque no sienten que fisiológicamente les haga daño, en el sentido de que no ingieren sustancias adictivas.

Lo cierto es que dejar de jugar al videojuego, perder el móvil o no estar conectado sí tiene consecuencias, como la irritabilidad, incertidumbre, aburrimiento o nerviosismo.

¿Por qué hemos llegado a engancharnos a este nuevo estilo de vida?

Existen varios motivos:

La inmediatez.

La sensación de estar conectad, escribir un mensaje y que te llegue una respuesta, poder tener toda la información del mundo en segundos, es muy interesante.

El atractivo visual y auditivo.

La participación social.

Tienes opinión y voz en foros en los que participa mucha gente. Te sientes importante y parte de un grupo al que perteneces. Todo está a golpe de un click, a la hora que quieras. Y puedes salvaguardar tu intimidad. Puedes participar aun siendo tímido e inseguro.

La comodidad.

Ofrece la posibilidad de perderse en un mundo de fantasía para huir de la rutina cotidiana. No hace falta tal y como somos en realidad, sino que podemos dar una imagen artificial.

¿Cómo sabemos que estamos enganchados y qué consecuencias tiene?

Cuando la actividad pasa a ser el centro prioritario.

Todo lo demás pasa a segundo término, incluso actividades que antes eran placenteras como salir con los amigos.

Cuando hay aislamiento del resto de la familia.

Se pasa horas encerrado en su habitación y cuesta respetar incluso los horarios de comida o sueño.

Se vuelve huraño e irascible.

Discute fácilmente y no atiende a razones.

Se utiliza la mentira para justificar o tapar algunas de sus conductas.

No reconoce que tenga un problema. No quiere hablar de ello.

Cuando hay una necesidad de utilizar cada vez más los dispositivos tecnológicos;

si aparece el síndrome de abstinencia, si al prohibirle el uso se produce una reacción psicológica contraria; si hay una pérdida de control elevada, si intenta reducir el tiempo que está conectado y no puede.

 

Consecuencias que tiene el uso incontrolado de las nuevas tecnologías

Obesidad, disminución del rendimiento académico y de la atención, aumento de los conflictos sociales y familiares, deterioro de la comunicación, aislamiento o abandono de las responsabilidades, el ánimo triste o la irritabilidad que ponen en riesgo la salud y las relaciones.

¿Y qué podemos hacer?

Es positivo poner el ordenador en una zona común de la casa, por ejemplo, el cuarto de estar. Muchos padres cometen el error de ponerlo en la habitación del hijo, de esta forma, es mas difícil que puedan saber qué hacen sus hijos en la red.

Hay que hablar con la persona sobre esta situación para ayudarle a tomar conciencia de que algo no va bien. La comunicación mejora las relaciones familiares y la salud emocional de sus miembros.

En los adultos, suele suceder que estas dependencias estén asociadas con un problema de estrés o ansiedad por lo que muestran un conflicto previo que hay que resolver.

Tener la mente ocupada sirve de gran ayuda para salir del problema.

La familia es un refuerzo emocional importante para estas personas. Conviene que los familiares y amigos más cercanos se vuelquen de una forma más especial con la persona, hagan planes con ella y estén con ella.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies