MEJORA TUS HABILIDADES SOCIALES

Y es que las habilidades sociales se utilizan tanto en ambientes familiares, laborales como entre amigos.

Aprender y desarrollar estas habilidades en uno mismo es fundamental para conseguir unas relaciones óptimas y satisfactorias con los demás.

¿Qué son las habilidades sociales?

Las habilidades sociales son un conjunto de conductas necesarias que nos permiten interaccionar y relacionarnos con los demás, de manera efectiva y satisfactoria. Además, resultan ser conductas aprendidas, o sea, que no nacemos con un repertorio de habilidades sociales, sino que a lo largo de nuestro crecimiento y desarrollo, vamos incorporando algunas de estar habilidades para comunicarnos con los demás.

El hecho de poseerlas evita la ansiedad en situaciones sociales difíciles o novedosas, facilitando la comunicación emocional, la resolución de problemas y la relación con los demás.

Pero...¿para qué sirven?

Trabajar nuestras habilidades sociales nos dará seguridad facilitando nuestras relaciones con las personas que conforman nuestro entorno. Nos dará la posibilidad de iniciar y mantener una conversación, de expresar nuestros sentimientos, opiniones y nos será muy útil a la hora de afrontar un conflicto con seguridad. En definitiva las habilidades sociales nos ayudarán a alcanzar un mayor número de éxitos personales en nuestras relaciones con los demás siempre respetando los derechos de la otra parte.

 

¿Qué ocurre si carecemos de habilidades sociales?

Podemos tener limitaciones a la hora de comunicarnos con otras personas. Tendremos problemas para realizar actividades sencillas por nuestra cuenta. Seremos incapaces de expresar nuestros sentimientos. Y...podemos entrar en conflicto con nuestra familia o amigos por ser incapaces de dar solución a determinadas situaciones.

¿Cuáles son las habilidades sociales necesarias?

Las habilidades sociales pueden dividirse en varios grupos, existiendo habilidades sociales básicas y otras más complejas. Sin el conocimiento de las primeras resulta imposible adquirir y aprender otras habilidades sociales más complejas o avanzadas.

Cada escenario nos exigirá poner de manifiesto unas determinadas habilidades. Deberemos tener en cuenta la particularidad de la situación y el grado de dificultad de esta.

Ejemplos de habilidades sociales básicas son escuchar, iniciar una conversación y mantenerla, dar las gracias, formular preguntas, .. y en las complejas, por ejemplo, está pedir ayuda, disculparse, expresar emociones y entenderlas, responder a bromas, emplear el autocontrol...

¿Y cómo nos ayudas a tener esas habilidades sociales?

Bien, pues empezamos trabajando 3 habilidades básicas: asertividad, toma de decisiones y comunicación.

La asertividad la trabajamos primero sabiendo que necesitamos para serlo, que es la conciencia social, autoestima y trabajamos el autoconocimiento.

La toma de decisiones, aquí analizamos como tomas tú las decisiones y trabajamos en qué necesitamos para tomar una decisión y que no debemos hacer como aplazar las decisiones o permitir que el azar decida por nosotros.

Y en lo referente a la comunicación, ponemos en práctica la comunicación empática y la escucha activa, fijándonos también en los elementos no verbales. Tampoco nos olvidamos de las habilidades necesarias para relacionarnos en grupo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies